TRASHUMANCIA: NOTÍCIA DE ÚLTIMA HORA Y MENSAJE PARA SOCIAS Y PADRINAS

2 de mayo de 2020: Caballos en trashumancia adaptada a la Covid-19, ¡contra el fuego, el olvido y los elementos!


La heroicidad de cinco años de Trashumancia, que nos muestra como tenemos el territorio. Los Caballos de la Fundación Miranda llevan cinco años rescatando la memoria trashumante, en un viaje contra el olvido, contra el fuego y contra el abandono del mundo rural. Un reto y un estilo de vida, a ritmo de caballo.  Este sábado 2 de mayo, este movimiento ganadero se hará en camión por primera vez en mucho tiempo, a causa de la COVID-19, con la discreción y las precauciones que requiere el momento actual. El camión nos dejará al inicio de la pista forestal no practicable en vehículo motorizado que conecta Sant Julià de Cerdanyola con el Pla de l’Orri. La subida a l’Orri se hará de la manera tradicional, a pie y a caballo entre tres personas del Equipo con todas las medidas de seguridad y sanidad.


La Trashumancia de la Sal, de los pastos de invierno de Coll de Nargó hasta el Pla de l’Orri (pastos de verano de la Fundación en la Sierra de Catllaràs, Alt Berguedà) no ha logrado este año la cobertura y los permisos de la administración y de las aseguradoras para garantizar que no tendrá consecuencias legales negativas para el Proyecto. Por este motivo y después de mucha energía puesta en organizar este movimiento y buscando la mejor manera de hacerlo, hemos decidido, muy a pesar nuestro, acompañar los 26 caballos en tres viajes de camión. Una vivencia muy diferente de la que hemos vivido en los últimos años. El camión, menos sostenible económicamente y con impacto ambiental por el uso de vehículo con motor y combustible fósil, supone una pérdida de valor y la renuncia al impacto positivo que implica hacer trashumancia para la biodiversidad, la prevención del fuego, la dinamización del mundo rural, la cultura, la naturaleza, las personas, los caballos y el territorio. ¿Ventajas? Que será rápido. En un día de viajes y polución estaremos en casa. Nuestra coherencia: que no nos moveremos más. Este 2020-21 nos enfocaremos en hacernos sostenibles desde la quietud, arraigando en tres territorios: El Alt Urgell, el Alt Berguedà y el Garraf. Ya hemos sido pioneros y nómadas, ahora queremos darnos tiempo para observar, escuchar, seguir aprendiendo y buscar la profundidad en la calma, para disfrutar la plenitud de los caballos. Y todo esto lo queremos compartir contigo, hoy virtualmente con nuestra campaña Los caballos entran en casa, y de aquí a un tiempo en directo, recibiendo a las personas en pequeños grupos, para transmitir la experiencia que estamos atesorando y disfrutar juntos los espacios y los seres que estamos protegiendo. Con el confinamiento estamos siendo testigos de como la naturaleza se expande y recupera su espacio cuando queda liberado de la presencia humana. Ojalá cambiemos algo para que esta realidad no se vuelva a perder pasadas las medidas por el coronavirus. Estamos haciendo nuestro pequeño luto para dejar ir todo un estilo de vida nómada, íntimamente ligado a la supervivencia de los caballos y a la conexión ancestral caballos-personas-naturaleza. Nos damos cuenta ahora, una vez confirmado que no podremos pasar por los caminos de trashumancia este año, de hasta qué punto algunas personas valoran nuestro paso, a veces tan inesperado y sorprendente, por lugares donde solo la gente de mayor edad tiene un recuerdo lejano y entrañable del ganado cruzando su pueblo. La presencia de estos seres y de su pacer tranquilo transforma los paisajes en algo más lleno de sentido y de belleza. Una montaña sin caballos es menos montaña, un río donde no abrevan unicornios parece incompleto. No dejaremos las montañas de Cataluña sin estos caballos pero hoy por hoy no podremos tejer la red de caminos que las conecta, durante una buena temporada. Nuestro silencio trashumante no será a causa del virus que nos quita el sueño sino por la carencia de ganas, atención, empatía y flexibilidad de un sistema que no quiere o no puede aceptar el movimiento y que vuelve recurrentemente a un patrón de control limitante. Como pioneros de este movimiento en Cataluña sentimos que cerramos un ciclo. El Proyecto amigo Cavalls Guiabosc Baridà, responsable del guiaje de nuestras trashumancias, nos acompaña en este nuevo viaje hacia la quietud. Los caballos de la Fundación Miranda pacen más de 3.000 hectáreas en varios lugares de Cataluña, sin ninguna ayuda o subvención del Departamento de Ganadería de la Generalitat. Nos consideran ganaderos y tenemos todas las obligaciones de este sector pero no contamos con el apoyo que tienen los ganaderos productores de carne. El motivo: que no producimos carne. Lo que aportamos no cuenta. Parece que estamos abriendo un diálogo para hacer más justa esta situación. Trabajando juntos podríamos tener la solución sostenible para decenas de caballos que cada semana sufren maltrato, abuso y abandono en nuestro país. Obviando la singular y restrictiva situación que vivimos, se nos requieren actuaciones de control de los animales, como repetición de pasaportes por errores anteriores a la llegada de los caballos al Proyecto, volver a por el chip a caballos que con el tiempo lo han perdido o que el lector no lee. Con esta burocracia con poco sentido, en vez de recibir apoyo se incrementa nuestro gasto, en un momento en qué habiendo tenido que parar todas las actividades, como casi todo el mundo, estamos perdiendo ingresos. Mientras dedicamos esfuerzo a cumplir estas normativas de control, que no de bienestar del caballo, los espacios que no llegamos a pacer van perdiendo biodiversidad bajo la amenaza del fuego y esto es una emergencia. El transporte en camión también supone un gasto extra con un coste elevado que no esperábamos. ¿Qué nos mantiene con ánimo, fuerza y motivación? Invertir nuestra energía y trabajo para mejorar y hacer más sostenible nuestro día a día y nuestro propósito, y sentir que contamos con un apoyo más sólido que todo el que pueda llegarnos como dificultad: Nuestra red de socias y madrinas. Hoy en día podemos afirmar que como socia o padrino de la Fundación Miranda eres la pieza que mantiene vivo el Proyecto, garantizando la libertad y el bienestar de 73 caballos y los que vendrán tras la crisis. Es en momentos como este cuando queremos construir más que nunca uno o varios espacios donde puedan vivir los caballos libres y donde puedas entrar en contacto profundo con ellos y la naturaleza. Tu aportación te garantiza poder frecuentar regularmente con familia y amigos contextos naturales de gran calidad, de manera sostenible y gratuita. También puedes apadrinar en grupo o compartir apadrinamiento. https://es.fundaciomiranda.org/col-labora ¡Un recurso de salud y la mejor inversión para conectar con la vida!


Durante el primer mes de confinamiento y paro de las actividades ¡hemos ganado dos madrinas y una socia! Gracias por tu aportación porque ahora más que nunca tiene sentido y es nuestra fuerza. Nos hacen falta embajadoras del Proyecto y hacer crecer esta mancha de aceite para poder seguir trabajando y transformando la realidad que nos rodea. Nuestra aportación CABALLOS, PERSONAS, NATURALEZA. Bienestar de los caballos, prevención del fuego, biodiversidad, tareas medioambientales y educativas, proyectos pedagógicos, divulgación, tarea social, salud. Los caballos que viven en la montaña multiplican el efecto terapéutico y de salud de los bosques y la naturaleza para las personas. Por antiguos caminos de trashumancia contemplamos los campos de purines, los bosques abandonados donde proliferan los parásitos porque no entra la luz del sol ni el aire ni los pájaros. Con el corazón encogido pero valiente, seguimos a caballo de nuestra motivación para mirar el mundo con otros ojos, desde la Fundación Miranda. Gracias por estar. Rosa Galindo i Solé Presidenta



24 views

WANT TO GET NOVELTIES OF THE FOUNDATION?

Subscribe you at our bulletin of news

FUNDACIÓ MIRANDA

CONTACT

COLLABORATE

SOCIAL NETWORKS

PRIVACY POLICY

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram